Arrugas

| 27/01/2012

Esta opera prima sobre la vida de un anciano en una residencia es, con Chico&Rita, una de las dos películas españolas que optan al Oscar al largo de animación. ****

ARRUGAS, 2011 País: España Dirección: Ignacio Ferreras Guión: Ángel de la Cruz, Paco Roca, I. Ferreras, Rosana Cecchini Fotografía: David Cubero Música: Nani García Producción: Manuel Cristóbal, Enrique Aguirrezabala, Oriol Ivern 80 m. +12 años Distribuidora: Wanda Estreno: 27.1.2012

La arruga es bella

Llevamos años hablando de la animación española, y más en concreto de la galle­ga. Hemos visto películas interesantes co­mo Planet 51 o El bosque animado. Pero es­tábamos muy lejos no sólo de los gigantes de Hollywood (Pixar, DreamWorks) y Japón (Miyazaki y su estudio Ghibli), si­no también de los grandes del cine europeo como Sylvain Chomet (Bienvenidos a Be­lleville, El ilusionista). Pues bien, Arrugas supone un importante salto de ca­lidad.

Basada en un cómic del reconocido dibu­jante Paco Roca, la película del debutan­te Ignacio Ferreras cuenta la vida de una residencia geriátrica apoyada en un guión modélico en el que hay nostalgia, so­ledad, sentido del humor y pulso narrati­vo. Una deliciosa película de dibujos pa­ra mayores, de las que hace pensar, que de­ja a los personajes en silencio, que sabe apro­vechar una animación ingeniosa.

La película es en 2D y los personajes y los fondos tienen limitaciones evidentes, pe­ro cuando hay un buen guión y unos per­sonajes bien definidos se aprovechan al máximo todos los elementos. Arrugas es­tá llena de detalles simbólicos: las escale­ras que suben al piso de los ancianos que no se valen por sí mismos, la despedi­da del hijo que abandona al padre, el tono de su voz que desvela que no es un “hasta luego, sino hasta siempre…”. Y esa pisci­na de aspecto impecable que nadie utili­za, que da una imagen engañosa de juven­tud atractiva a una residencia en la que hay soledad y somnolencia, agua estan­cada y acristalada, sin vida…

En la presentación de Arrugas en el últi­mo Festival de Cine de San Sebastián, Ferreras respondió una pregunta de lo más incómoda. ¿No da su película una ima­gen muy negativa de las residencias? Otro se hubiese protegido con alguna res­pues­ta políticamente correcta, pero es­te jo­ven director no se echó atrás. “En mi pe­­lícula y en el cómic de Paco Roca conta­­mos lo que hemos visto en muchas residen­­cias. Creo que no sería bueno considerar que la residencia es la solución única y tranquilizadora a un problema muy com­­plejo”.

Parece improbable que a Ignacio Ferre­ras le dé vér­tigo la posible nominación al Os­car. Ya ha trabajado en Hollywood con Dream­Works (José, el rey de los sueños) y en Francia con Chomet (El ilusionista). Des­de luego, no lo tendrá fácil, pero, al me­nos este año, Pixar no ha hecho una obra maes­tra que anule las posibilidades de su her­mosa y emotiva película.

Claudio Sánchez


Tags: , ,

Category: Críticas

Comments are closed.