The Amazing Spider-Man

| 06/07/2012

El director de 500 días juntos hace una divertida y amena repetición de la jugada. *** ½

The amazing Spider-Man, 2012 País: EE.UU. Dirección: Marc Webb Guión: James Vanderbilt Fotografía: John Schwartzman Montaje: Alan Edward Bell, Michael McCusker, Pietro Scalia Música: James Horner Intérpretes: Andrew Garfield, Emma Stone, Rhys Ifans, Martin Sheen, Sally Field, Denis Leary, Campbell Scott 136 m. +12 años Distribuidora: Sony Estreno: 6.7.2012

En las redes de Webb

Hace diez años Spider-Man llegó al cine en una notable película de Sam Raimi, con unos estupendos Tobey Maguire y Kirs­ten Dunst. Diez años y dos secuelas des­pués, Hollywood repite lo mismo, volvien­do al inicio o reiniciando una historia bien conocida. Hay nuevos actores y un di­rector al que no parece que la cosa le va­ya demasiado: Marc Webb venía de hacer recientemente 500 días juntos, una atí­pica comedia ro­mántica que a mí me gus­ta una barbaridad.

Andrew Garfield, uno de los mejores ac­tores menores de 30 años, borda al perso­naje, como hace con todo lo que le ponen por delante, porque es un intérprete muy bueno que saca partido a su condición de norteamericano criado en In­gla­te­rra e hijo de británica. Y está Emma Sto­ne, que sale y te deja bizco, plano a plano, hasta el final de la película, porque a sus 23 años es la nueva Julia Roberts, o sea la novia de América. La Stone tiene al­go que tenía Roberts, una voz estupenda, que es una lástima perderse.

Hay mucha acción y risas y un romanticis­mo que Webb domina a la perfección (la escena en la terraza de la casa de ella, des­pués de la divertida cena familiar, está tre­mendamente bien escrita y deliciosamen­te rodada), con un manejo de los planos cortos sencillamente espectacular. Webb quería que Peter Parker y Gwen Sta­cy tuvieran carisma y lo ha logrado, de for­ma que la película funciona hasta cierto punto como la representación de una obra de teatro célebre. El espectador acude a que le cuenten lo que ya sabe y a que se lo cuenten bien.

Lo decía Ana Sánchez de la Nieta a la sa­lida del pase: “vale, es la misma historia, pero qué película más condenadamente entretenida…”. Otro amigo señalaba: “to­do lo que queramos… pero el director es bueno, el guión es bueno, los actores son buenos, la película está bien hecha y la gente la verá con gusto y saldrá del ci­ne diciendo que el precio de la entrada ha me­recido la pena”.
Total, que podríamos enarbolar la bande­ra de “estamos hartos de superhéroes con mallas, ya está bien…”, una bandera que yo mismo he levantado varias veces. Pe­ro no levantaré la pancarta, hoy no, ma­ñana: tregua hasta después de que los lec­tores de FILA SIETE puedan disfrutar en el cine este The Amazing Spider-Man, co­mo yo lo he disfrutado. Las cosas como son.

Alberto Fijo


Category: Críticas

Comments are closed.

Popup By Puydi