Anvil: el sueño de una banda de rock

| 25/06/2010

Inteligente y divertido documental sobre una banda de heavy metal caída en el olvido, que no deja de ser una clásica historia de perdedores de espíritu irreductible en busca de la última oportunidad. ***

Anvil! The story of Anvil, 2008 País: EE.UU. Dirección y Guión: Sacha Gervasi Fotografía: Christopher Soos Montaje: Andrew Dickler, Jeff Renfroe Música: David Norland, Anvil Intérpretes: Steve “Lips” Kudlow, Robb Reiner, Tiziana Arrigoni, Kevin Goocher, Glenn Giorffy, Chris Tsangarides 80 m. +16 años Distribuidora: Avalon Estreno: 25.6.2010

Heavy metal con corazón

Al ver Anvil: el sueño de una banda de rock resulta imposible no acordarse del célebre fal­so documental sobre una banda de heavy me­tal ficticia, rodado por Rob Rei­ner en 1984, titulado This is spinal tap. De hecho, si no se tienen referencias es muy posible que el espectador se crea que está ante una me­ra actualización de la anterior, ya que el es­píritu paródico es muy similar. La diferen­cia es que esta vez el documental es real y Anvil es una banda de heavy que existe, que llegó a codearse con Scorpions o Whi­tes­nake hace más de un cuarto de siglo, y que luego cayó en el más absoluto olvido.

El documental es obra de uno de los pocos fans irredentos que existían de este gru­po, Sacha Gervasi, en cuyo currículo cine­matográfico está el guión de La terminal. Ger­vasi pone el foco de atención en los dos miem­bros fundadores de la banda, Steve “Lips” Kudlow y Robb Reiner (ya es casua­­lidad lo del nombre). Ambos se ganan la vi­da como pueden en Canadá en trabajos de po­ca monta. Son de personalidades muy dife­rentes, pero les une su pasión por mantener la banda unida, aunque sólo toquen en ba­res locales para poco más de una decena de personas. Steve recibe un e-mail de una fan europea ofreciéndole la posibilidad de ha­cer una gira por toda Europa que les devol­vería otra vez a la cima. La gira desembo­ca en un desastre tras otro, pero eso no de­sanima a “Lips”, que remueve Roma con San­tiago para sacar adelante otro disco.

Lo que consigue Gervasi con este documen­tal tiene mucho mérito: rinde homenaje a la vez que parodia, ridiculiza un mundi­llo al mismo tiempo que inspira. A pesar de ser fan de la banda, no deja en absoluto que ello le nuble y saca partido a todas las si­tuaciones absolutamente histriónicas que sur­gen a partir de lo que les sucede y de la pro­pia forma de ser de los integrantes del gru­po. Y todo ello sin descuidar su parte más huma­na, mostrando una historia de superación de tintes clásicos que obliga inevitable­mente a una inversión emocional por par­te del espectador. Quién podía pensar que el heavy metal podía dar tanto de sí.

El último disco que sacaron no, pero la cin­ta sí que ha devuelto por fin a Anvil al pri­mer plano de la actualidad, con gira ame­ricana incluida y abriendo para bandas co­mo AC/DC.

Juan Claudio Matossian


Tags: , , ,

Category: Críticas

Comments are closed.

Popup By Puydi